Son tiempos convulsos y una de las cuestiones que preocupan con intensidad es: ¿qué pasa con los menores y las relaciones con los padres cuando estos están divorciados? La respuesta más acertada, y para los casos en los que es posible, es obrar con sensatez. Vaya por delante que las resoluciones judiciales hay que cumplirlas, pero estamos ante una situación excepcional y, desde todos los sectores jurídicos (colegios de abogados, asociaciones de jueces y fiscales) y sanitarios, se apela a la responsabilidad parental.

¿Qué hay que tener en cuenta para tomar una decisión?

Nos encontramos ante una balanza. En un lado, la salud de los menores (y de los que puedan tener contacto con ellos) y, en otro, las relaciones con sus progenitores. Ante esa disyuntiva, pesa más la salud. Pese a ello, hay que tener en cuenta que en derecho de familia las personas más importantes son los menores y cualquier decisión que haya que tomar debe ser en interés de éstos.

El Consejo General del Poder Judicial hace un llamamiento a que los progenitores lleguen a acuerdos, pensando en los menores y en su bienestar. Las autoridades sanitarias solicitan el confinamiento consecuencia del COVID-19. Y no hay una sola respuesta.

Obviamente, no están en la misma situación las personas que viven cerca, y en que el traslado del menor es seguro, que la de quien requiere llevárselo en metro o tren, siendo traslados menos seguros. Tampoco es igual si el progenitor comparte piso y convive con personas de riesgos (abuelos), trabaja cara al público o vive solo y teletrabaja. Hay quien ha decidido que sea el ex el que visite al menor en casa de la expareja y evitarle salidas. Hay que estudiar cada caso o, mejor dicho, cada casa.

Cómo actuar si se suspenden las visitas

Si la opción de los progenitores es la de suspender las visitas o el traslado con el otro progenitor, en lo que hay unanimidad en el sector jurídico es que quién no pueda estar con ellos podrá contactar con el menor a través de medios telemáticos (Skype, Facetime, videollamada de WhatsApp…) y así mantener el vínculo afectivo. El que lo tiene en su compañía debe facilitar ese contacto. Parece que es justo que, cuando el estado de alarma cese, se compense con tiempo en compañía de los menores a los progenitores que ahora se hayan visto privados de la misma.

Apoyando la suspensión de las visitas, y recomendando se queden los menores a cargo del progenitor que lo tiene en su compañía desde que empezó el confinamiento (custodio y el que tiene periodo de custodia compartida), se han manifestado los Juzgados de Familia de Barcelona, varios Colegios de Abogados como el de Madrid, la Junta de jueces de Tolosa y un juzgado de Alarcón mediante sentencia, entre otros.

Cómo actuar si se decide cumplir con el convenio

Si en cambio la opción de los progenitores es la de cumplir con el convenio, éstos deberán acordar el modo de cumplimiento que mejor se adapte a la situación actual y garantizando la salud del menor. Esta opción la comparten los Jueces de Familia de Zaragoza, los de Pamplona y Murcia, que abogan por el cumplimiento de los convenios reguladores siempre apelando al sentido común de los progenitores para adaptarse en el modo de llevarlos a cabo a la situación actual.

A tener en cuenta

Contagio de uno de los padres

En cualquier caso, todo lo anterior deberá renegociarse en caso de que uno de los progenitores esté contagiado de COVID19, hecho que hará que deban llegar a otros acuerdos. Si no llegan a ninguno, no habrá más remedio que someter la decisión al Juzgado competente.

Puntos de encuentro cerrados

Hay que tener en cuenta que los puntos de encuentro han quedado cerrados, así que aquellos progenitores que hacían intercambios o visitas en los mismos ya no gozan de este servicio.

Por último, a la hora de enfocar este asunto con vuestras exparejas, recomendamos que tengáis en cuenta que esta situación es temporal y los acuerdos que se alcancen también. Lo más importante son los menores, que ya están soportando el confinamiento y necesitan que no haya más tensión a su alrededor. Sed generosos y encontrad las vías de acuerdo para llevar esta situación lo mejor posible. Si la comunicación es compleja, podéis recurrir a los abogados: están a vuestra disposición para mediar en estas situaciones y proponer soluciones.