Como actuar

¿Te imaginas que tras 43 años trabajando para una empresa sufres un trato como el de Rafael? Afortunadamente, él tenía un seguro de ARAG Abogado de Familia que se encargó de defender sus intereses incluso llegando al juicio. Rafael no se tuvo que preocupar de nada, ni buscar abogados ni pelearse con su empresa porque su caso se lo llevaron de principio a fin desde ARAG.

La Historia

Rafael, estando de baja médica, recibió un comunicado de su empresa que decía que lo despedían por causas objetivas de carácter económico. Incrédulo por la noticia y las formas ya que llevaba 43 años en la empresa, llamó sin pensarlo ni un segundo a ARAG para que le asesoraran legalmente. ARAG le dijo a Rafael que en esa situación tan complicada y delicada, le pasaban el caso a un abogado de ARAG para que estudiara la documentación.

Rafael por su parte manifestó su disgusto por el despido y creía que se trataba de un despido improcedente. Informó al abogado que creía que lo habían despedido porque tenía una demanda contra su empresa por reclamación de cantidad, ya que le debían unas nóminas. Su abogado hizo un primer acercamiento mediante un proceso de conciliación y, el día en que se celebró, su empresa no se presentó. El abogado demandó a la empresa por despido improcedente. Durante el juicio, defendió la postura de Rafael alegando que los motivos de la carta de despido eran de carácter económico, pero sólo lo despidieron a él de una plantilla de 100 trabajadores. Y claro, no parecía ser una causa objetiva de carácter económico. Añadió a su defensa la otra demanda pendiente y el juez estimó una indemnización para Rafael de 93.328€ por despido improcedente.

 

Seguro de Defensa Jurídica para la familia

Deja los problemas legales en manos de tu abogado y disfruta de tu familia con total tranquilidad