La Ley sobre Tráfico distingue y sanciona de manera distinta la conducción negligente y la conducción temeraria.

¿Sabes qué las diferencia?

Lo qué dice el Reglamento de Circulación

Antes de nada, es importante saber que el Reglamento de Circulación establece que queda terminantemente prohibido conducir de modo negligente o temerario. Los conductores tenemos la obligación de “circular con la diligencia y precaución necesarias para evitar todo daño propio o ajeno, cuidando de no poner en peligro, tanto al mismo conductor como a los demás ocupantes del vehículo y al resto de los usuarios de la vía.”

Diferencias entre conducción negligente y temeraria

La conducción negligente es una infracción que se califica como grave y se sanciona con una multa de 200 euros. Sin embargo, la conducción temeraria es calificada como muy grave y se sanciona con 500 euros y la pérdida de 6 puntos del permiso de conducción, que es la misma sanción que corresponde por circular en sentido contrario o participar en carreras no autorizadas.

Características y sanciones de la conducción temeraria

Poner en peligro al conductor o demás usuarios de la vía

La diferencia fundamental entre la conducción negligente y temeraria es que para que pueda ser considerada temeraria se debe poner en peligro al propio conductor o demás usuarios de la vía. Si no se conduce con la suficiente prudencia o cuidado sin llegar a poner en riesgo al conductor o demás usuarios estaríamos hablando de conducción negligente.

Conducir con exceso de velocidad con influencia de bebidas alcohólicas, drogas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas

Además, la conducción temeraria puede ser incluso un delito, más grave que una sanción administrativa. El Código penal castiga con penas de prisión de 6 meses a dos años y a la retirada del permiso de conducción entre uno y 6 años al que conduzca con temeridad manifiesta poniendo en peligro concreto la vida o integridad de las personas. Se considera conducción temeraria cuando concurre un delito de exceso de velocidad con influencia de bebidas alcohólicas, drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas.

Conducir con manifiesto desprecio por la vida de los demás

El Código Penal agrava la condena en caso de conducir con manifiesto desprecio por la vida de los demás. En ese supuesto, correspondería pena de prisión de dos a cinco años, multa de doce a veinticuatro meses y privación del permiso de conducir de seis a diez años.

La principal diferencia entre la conducción temeraria administrativa y la conducción temeraria es que, para que sea administrativa, el peligro a las personas tiene que ser abstracto y, para que sea delito, se tiene que haber puesto en peligro concreto la vida de otros.