Los contratos de arrendamientos de vivienda concertados antes del 9 de mayo de 1985 son contratos de prórroga forzosa y, por lo tanto, no han finalizado el 1 de enero de 2015, a diferencia del caso de los locales comerciales.

Los inquilinos de estas viviendas siguen manteniendo una serie de derechos, algunos de los cuales son:

  • a) Al fallecimiento del inquilino podrá continuar en el alquiler el cónyuge o, en su defecto, los hijos si han convivido con el arrendatario en los dos años anteriores a su fallecimiento.
  • b) A partir del 1 de enero de 1995 las rentas de estos contratos podrían haberse actualizado en algunos casos. Si no se ha hecho hasta la fecha ya no se puede llevar a cabo porque al arrendador se le ha pasado el plazo para poder hacerlo y solamente se les puede aumentar la renta en base al IPC.
  • c) En caso de que el arrendador quiera proceder a la venta de la vivienda, el inquilino tiene un derecho de adquisición preferente para comprar la vivienda, si bien el precio de venta es libre.
  • d) Si el arrendador realiza las reparaciones necesarias a fin de conservar la habitabilidad de la vivienda, la repercusión al inquilino del coste está limitado al 12% del capital invertido en la obra, pero sin poder superar el 50% de la renta, o bien, aplicar una fórmula de amortización consistente en que el arrendatario abone anualmente un importe equivalente al 10% del capital más el interés legal durante cinco años. La opción ante un sistema de repercusión u otro es del arrendador.
 

También te puede interesar:

Qué hacer ante el acoso inmobiliario

En ARAG te mostramos que puedes hacer ante el acoso inmobiliario.

El contrato de alquiler de vivienda

Te contamos el funcionamiento del contrato de alquiler.

Cómo actuar cuando un inquilino no paga el alquiler

Conoce con ARAG como puedes hacer frente a un inquilino que no paga el alquiler.