Según el Código de Deontología de la Abogacía Española, el abogado tiene plena libertad para aceptar o rechazar un asunto sin justificar su decisión. Una vez aceptado el encargo, el abogado puede cesar en su intervención si surgen discrepancias con el cliente o cuando se den circunstancias que afecten a su libertad e independencia en la defensa.


El letrado tiene que realizar los actos necesarios para evitar la indefensión del cliente en el caso de renuncia poniéndolo en conocimiento de colegio de abogados o del juzgado para que el cliente pueda recurrir a los servicios de otro profesional. Tampoco puede aceptar encargos contrapuestos con los intereses de otro cliente al que haya defendido o que esté defendiendo en la actualidad.

 

También te puede interesar:

¿Quién interviene en un juicio?

Partes interventoras en un juicio dependiendo del procedimiento

Diferencias entre demanda, denuncia y querella

Demanda, Denuncia y Querella, sinónimos que realmente desde el punto de vista jurídico hay diferencias entre ellas.

Seguro de Defensa Jurídica para la familia

Deja los problemas legales en manos de tu abogado y disfruta de tu familia con total tranquilidad