ARAG utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos, mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, sin modificar la configuración, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Para más información sobre nuestra Política de Cookies clique aquí
902 10 82 30 o si lo prefieres te
llamamos nosotros
 
Esquiar fuera de pista: seguridad y regulación

Si practicas esquí o snowboarding, debes conocer las diferencias entre esquiar en las pistas o fuera de ellas. ¡Su regulación y tu seguridad son diferentes!

Con la llegada del frío, los deportistas amantes de la nieve rescatan del armario chaquetas, pantalones térmicos, guantes, bufandas y gorros. Lucen botas relucientes, tablas y esquís recién encerados. ¡Empieza la temporada!

Las montañas se llenan de aficionados en busca de la sensación de libertad que se experimenta deslizándose por cumbres blancas, lejos de las aglomeraciones. Y algunos se sienten atraídos por retos cada vez más difíciles que les permitan ponerse a prueba, siempre buscando ir un poco más allá, como puede ser el esquí fuera de pista.

Si eres uno de ellos, este post te interesa.

Lo qué debemos saber de las zonas de esquí

  • Zona de pistas, que comprende los recorridos preparados, balizados, señalizados y controlados por la estación para la práctica del esquí. Los enlaces habilitados por la estación como nexos de unión entre dos pistas, se consideran también como zona de pistas.
  • Zona fuera de pistas, que comprende las vías y variantes abiertas por los usuarios por sus propios medios fuera de la zona de pistas, sin importar si para acceder se deben utilizar los remontes de la zona de pistas. La zona fuera de pistas no está preparada, balizada, señalizada, controlada ni protegida por la estación por los peligros inherentes a la montaña.

La seguridad en la pista y fuera de la pista

Es importante saber que existen diferencias en cuanto a regulación y seguridad de esquiar en las pistas o fuera de ellas.

La seguridad en la zona de pistas

Aquellos que acceden a una estación de esquí asumen que se trata de un deporte cuya práctica entraña riesgos influenciados por diversos factores como las condiciones meteorológicas, el estado de la nieve, el nivel técnico y el grado de cansancio, la actuación de los demás usuarios de las pistas, etc.

No obstante, dentro de la zona de pistas la estación se responsabiliza de garantizar la seguridad tanto como sea posible mediante la preparación, balizamiento y control de las pistas que decide abrir. Todo con el objetivo de minimizar los peligros de la montaña que el usuario no haya podido prever en el momento de iniciar un descenso o entrar en la pista.

La regulación de la zona fuera de pistas

El reglamento interno de las estaciones de esquí españolas (ATUDEM) fue fruto del consenso de las diferentes estaciones para dotarse de una autorregulación que paliase la situación de inseguridad jurídica en la que se desenvolvía su actuación hasta su creación. Dicho reglamento se aprobó como norma de “mínimos”, por lo tanto, cada estación puede aplicar normas adicionales únicamente válidas en esa estación.

Derechos de los esquiadores

Aquellos esquiadores que decidan esquiar en la zona fuera de pistas deben saber que, según el reglamento, esquiarán asumiendo su propio riesgo y ventura, aunque hayan accedido a las pistas desde alguno de los remontes de la estación.

Obligaciones de las estaciones de esquí

La obligación de las estaciones se limita, por lo tanto, a avisar del peligro que supone esquiar fuera de pistas y a facilitar información genérica sobre el riesgo de avalanchas, de acuerdo con la información proporcionada por los centros meteorológicos oficiales.

Riesgos

La excitante experiencia de esquiar fuera de pistas conlleva asumir una serie de riesgos adicionales a los que son propios de la práctica de este deporte y hay que conocerlos para poder minimizarlos. Supone esquiar por zonas señalizadas y declaradas como cerradas por la estación de esquí en las que son habituales las placas de hielo, las rocas no visibles y las avalanchas de nieve conocidas como “aludes”, ya que las máquinas que acondicionan la estación no pasan por allí.

Nuestro consejo

Si decides esquiar fuera de pista, extrema las precauciones, intenta no hacerlo en solitario y procura llevar contigo medios para poder ser localizado en caso de tener un accidente.

Dicho todo esto, ¡a disfrutar de la nieve!

 

También te puede interesar:

Reventa de loteria Navidad Es legal incrementar el precio

Hay establecimientos, como bares y tiendas no autorizadas, que incrementan en algunos euros el precio de los boletos de la lotería de Navidad. ¿Es legal?

Wallapop, Airbnb y otras apps por las que debemos pagar impuestos

Vale la pena analizar la fiscalidad de estas apps y evitar así los posibles sustos por parte de Hacienda.

Seguro para Esquiadores

Cobertura completa para que disfrutes de tu afición.