ARAG utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia como usuario de nuestra web y captar datos estadísticos, mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus datos de navegación. Si usted continúa con la navegación, sin modificar la configuración, entendemos que nos ofrece su consentimiento para el uso de cookies. Para más información sobre nuestra Política de Cookies clique aquí
902 10 82 30 o si lo prefieres te
llamamos nosotros

Cuando alguien fallece sin hacer testamento, la ley establece qué familiares tienen derecho a heredar. Para formalizarlo, estos parientes deben realizar una Declaración de Herederos ante Notario. En este artículo os explicamos cómo hacerla y qué documentación se necesitan presentar.

 

Cómo saber si una persona ha hecho testamento

Cuando fallece una persona, lo primero que se debe comprobar para realizar los trámites de su herencia, es si otorgó testamento y ante qué Notario. Esta información la obtendremos solicitando el certificado de últimas voluntades en el Registro General de Actos de última Voluntad.

Cómo hacer la Declaración de Herederos

La Declaración de Herederos, como ye hemos mencionado, debe realizarse ante Notario, independientemente del grado de parentesco que tenga la persona con derecho a suceder con la persona fallecida.

El Notario será el competente para actuar en el lugar donde viviera el fallecido, donde estuviese la mayor parte de su patrimonio o en que hubiera fallecido, siempre que estén en España, a elección del solicitante.

Qué documentación deben presentar los familiares

Para que el notario pueda realizar la Declaración de Herederos, deberá tener la siguiente documentación:

  • Certificado de defunción (Registro Civil).
  • Certificado que acredite que el fallecido no hizo testamento (Registro General de Actos de Última Voluntad).
  • DNI del fallecido y certificado de empadronamiento.
  • Certificados de nacimiento o defunción de los descendientes.

Además, en el acta intervendrán dos testigos, que podrán ser también parientes del fallecido, sea por consanguinidad o afinidad, cuando no tengan interés directo en la sucesión.