Todos, en algún momento u otro, hemos pasado por alguna entrevista para acceder a un puesto de trabajo.

En los procesos de selección que planifican algunas empresas, incluyen alguna consulta personal para determinar si la persona es la idónea para el puesto que se oferta, pero en ocasiones, estas consultas personales pueden estar en la línea de lo que se pueda considerar discriminatorio o directamente pueden vulnerar la intimidad del candidato.

Preguntas que vulnerar la intimidad personal

Preguntas sobre raza, religión, política o salud

Algunas preguntas que pueden vulnerar la intimidad de la persona son aquellas que están relacionadas con la religión, política, raza, o la salud del trabajador.

Estas preguntas no tienen nada que ver para evaluar o valorar las posibilidades de rendimiento o eficiencia que el aspirante tiene en relación al puesto.

En estos casos, podemos contestar o no a dichas preguntas, indicando lo más educadamente posible que estas preguntas no guardan relación con el puesto de trabajo al cual aspiramos, evitando un posible conflicto verbal, que en nada nos va a ayudar en nuestras aspiraciones.

En ocasiones, el responder o no a estas preguntas con naturalidad nos puede ayudar, pues lo que pueda interesar al entrevistador, no sea la respuesta sino la reacción que el candidato tenga ante ellas. Es una estrategia que siguen algunas empresas para determinar la rapidez de reacción y eficiencia del aspirante.

Preguntas sobre la familia

Puede darse el caso que el entrevistador hace preguntas relacionadas con la familia, como:

¿te gustaría formar una familiar?, ¿tener hijos?, ¿cuántos hijos tienes?, ¿de qué edades?

Suelen ser formuladas a las mujeres, dando por hecho que serán ellas las que soliciten reducciones de jornada o bajas por maternidad.

Este tipo de cuestiones son claramente discriminatorias, ya que se utilizan para cribar a las aspirantes femeninas y vulneran el artículo 14 de la Constitución y el derecho a la igualdad entre hombres y mujeres. Por desgracia, a veces, los hombres con hijos poseen una imagen más estable como trabajadores. No podemos olvidar que, en cualquier caso, la reducción de jornada por guarda legal o maternidad, son derechos reconocidos por nuestras leyes, susceptibles de ser disfrutados por ambos progenitores.

Baja por maternidad: condiciones, cuánto dura y cuánto se cobra

Cuando tenemos, acogemos o adoptamos un hijo, adquirimos el derecho a un periodo de descanso conocido como baja por maternidad. ¡Te contamos todos los detalles!

Permiso de paternidad: ampliación de 4 a 5 semanas

El permiso de paternidad se amplía de 4 a 5 semanas para los padres que tengan un hijo a partir del 5 de Julio de 2018. ¿Quieres conocer las novedades?

Aquellas personas que vean vulnerados sus derechos, siempre podrán acudir a la vía judicial o a la Inspección de Trabajo y reclamar así sus derechos.

Las preguntas que quizás provocan más reacciones jurídicas por parte de los entrevistados suelen ser aquellas que afectan a la vida familiar y aquellas que tienen que ver con la orientación sexual del entrevistado.

Es evidente que, nada que tenga que ver con estos temas, puede estar relacionado con el puesto de trabajo al que aspiramos.