[an error occurred while processing this directive] ¿Qué hago con mi mascota ante un divorcio o separación?

Todos sabemos la importancia que tiene una mascota: ¡es uno más dentro de la familia! Ahora bien, llegado en caso en que una pareja o matrimonio decide poner punto final a su relación, ¿qué sucede con nuestra mascota? ¿con quién se queda? ¿es posible una custodia compartida?

¡Todo esto y mucho más te lo contamos a continuación!

Los animales no son objetos. Su nueva regulación.

Hasta hace poco el propietario de la mascota era quien tenía por completo su custodia en caso de separación o divorcio. Esta condición se cumplía siempre y cuando la mascota hubiese entrado a formar parte de la familia durante el matrimonio.

El pasado mes de enero se aprobó la Ley 17/2021 por la que se modificaba, entre otros, el Código Civil en cuanto al régimen jurídico de los animales. La novedad principal de esta ley es que los animales pasan de ser objetos a seres vivos.

Por ello, en caso de separación o divorcio debe fijarse un régimen de custodia para nuestras mascotas.

Custodia compartida de mascotas, ¿es posible?

En el momento en que una pareja decide poner fin a su relación, lo más aconsejable es que se llegue a un acuerdo sobre el cuidado de su mascota. Estos acuerdos se plasman en un documento denominado Convenio Regulador y se puede establecer lo siguiente:

  • Distribución del tiempo
  • Custodia compartida
  • Gastos originados por su cuidado

¿Qué ocurre si no nos ponemos de acuerdo en el cuidado de nuestra mascota?

A falta de acuerdo entre las partes sobre el cuidado de nuestra mascota, será el juez quien decida finalmente con quién se queda. Para ello, el juez tendrá en cuenta el bienestar de la mascota, pudiendo fijar una custodia compartida o un régimen de visitas. También se fijarán las cargas asociadas al cuidado del animal, atendiendo al interés de los miembros de la familia y al bienestar de la mascota independientemente de quién tiene la titularidad del animal y a quién le haya sido confiado su cargo.


¡Lo más importante es el bienestar de nuestros animales!